Siglo XX

LAS PERSECUCIONES EN EL SIGLO XX


Auschwitz fue testigo no solo del holocausto
judío, sino también de muchos mártires
cristianos.
Si se juntaran todos los máritres del siglo XX, se llegaría a la conclusión de que este ha sido la verdadera era de las persecuciones. La Iglesia, en casi todos los países de los cinco continentes, por diversas razones y con diferentes consecuencias, ha tenido que pagar con el precio de la sangre, su creencia en Cristo y su práctica de la caridad.

La condena al comunismo en repetidas ocasiones por parte de la Iglesia a inicios del siglo, llevó a que los católicos sufrieran en los países donde se instauraon gobiernos comunistas, la más extensa, planificada e implacable persecución registrada en muchos siglos.

1. LAS PERSECUCIONES EN EUROPA

El continente que tanto le debe al cristianismo, cultura, arte y valores humanos, ha sido desgraciadamente el que más ha conocido el ataque de las persecuciones religiosas, promovidas por regímenes ateos como el comunista de la Europa oriental, o anticristianos como el que se desarrolló en la Alemania nazi.

Mártires españoles del siglo XX
Las persecuciones llevadas a cabo en la segunda república de España (1931-1939), tomaron la forma de un verdadero holocausto, pues se habla de miles de sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos comprometidos, que entregaron su vida por causa de su fe. Superior por su crueldad y número de mártires al de la revolución francesa:13 obispos, 4.184 sacerdotes del clero secular, 2.365 religiosos, 283 religiosas, por un total de 6.832 personas consagradas, sin contar los miles de laicos.

En las dos guerras mundiales casi que silenciosamente se llevó a cabo un exterminio de líderes cristianos que proclamaban la no violencia, deseaban la paz entre los pueblos y asumieron una posición profética de denuncia, contra los regímenes que deseaban imponerse a los demás por medio de la fuerza y el poder militar.
Las persecuciones nazis por su parte, desarrollaron sus actividades antireligiosas principalmente en Alemania y Austria, aunque Francia, Italia y Polonia, ocupados por ellos durante la guerra, también se vieron afectados por sus incursiones. Aquí los campos de concentración también se caracterizaron por ser las tumbas de miles de cristianos.

Destrucción de una iglesia rusa
durante el comunismo.
Luego de las guerras mundiales, las naciones más afectadas por regímenes comunistas, fueron aquellas pertenecientes a la antigua Unión Soviética: Rusia, Lituania, Letonia, Estonia, Bielorusia, Azerbaiyán, Georgia y Kajastán (los tres últimos en territorio asiático). Campos de concentración sembrados en territorio Kazajo fueron testigos de miles  de la muerte de miles cristianos deportados desde el centro y oriente de Europa. El solo hecho de portar una biblia durante el régimen, era condenado con la cárcel y la policía se encargaba de perseguir a aquellos que se atrevieran a hacerlo. Durante este tiempo los cristianos practicaban su fe en la clandestinidad.

La ocupación rusa a Polonia intentó por todos los medios anular la cultura polaca, donde juega un papel muy importante el catolicismo, prohibiendo todo tipo de expresión que permita alimentar el patriotismo del pueblo, eliminando la educación católica, cerrando los seminarios y manipulando las elecciones episcopales de las sedes del país. Cualquier fiel, laico, consagrado o clérigo que no se acogiera a las leyes del nuevo invasor, era visto realmente como un enemigo y muchas veces eliminados.

En el desmembramiento de la antigua Yugoslavia, las luchas religiosas y raciales entre los divesos pueblos que la formaban, desencadenó también la muerte de muchas personas, entre ellos muchos cristianos croatas.

2. LAS PERSECUCIONES EN ÁFRICA
Violencia contra cristianos en
Nigeria

El África desmenbrado y divido vivió una serie de guerras civiles en el siglo XX, luego de conseguir la independencia de las naciones colonizadoras. Las tribus más poderosas generalmente convertidas al Islam se imponían sobre las más débiles, que permanecían en sus religiones tribales o se habían convertido al cristianismo por la labor de los misioneros. Resumiendo se puede hacer el siguiente registro de las principales persecuciones en este continente:
En África Septentrional (Argelia y Libia en los años 80 y 90), en los países de África Central y región de los Grandes Lagos, como en Burundi (1989-90), Camerún, Etiopía y Eritrea (años 80), Gabón (1977), Guinea Ecuatorial (1983), Kenia (durante la persecución organizada por la sociedad secreta de los Mau-Mau), Liberia (1989), Nigeria (1995), Ruanda (1994), Sierra Leona (1995), Somalia (1960-64), Uganda (1972-1995), Zaire (1960-64); en África Austral: Angola (1982-84), Lesotho (años 80), Madagascar (años 80), Mozambique (1985), Sudáfrica (1985), Zimbabwe (1977-79) y, sobre todo, en Sudán, con la terrible persecución islámica que dura ya más de 40 años: desde 1956 hasta hoy. (CÁRCEL, V.)
Atentado contra cristianos
en Irak
3. LAS PERSECUCIONES EN ASIA

La gran persecución a las misiones chinas en 1900 fue provocada por la insurrección de los Boxers (Asociación de la justicia y de la armonía), que afectó a los misioneros salecianos, jesuitas y franciscanos y provocó una verdadera hecatombe de miles de mártires católicos y protestantes. Los Boxers destruyeron todas las misiones católicas, asesinando a misioneros y campesinos chinos por ellos convertidos. Luego de una relativa paz, llegaría la gloria del comunismo chino que dividiría a la Iglesia y relegaría a los fieles a Roma a la clandestinidad.

En Filipinas, el fundador de la Iglesia Filipina Independiente, Gregorio Aglipay, ensangrentó la nación luego de la salida de los españoles de la isla. Esta secta anticatólica y por ende anticlerical llevó a cabo una sangrienta persecución contra los fieles en comunión con el Papa. En resumen:

En Asia recordemos las contínuas persecuciones en China (desde 1933 hasta hoy), Corea del Norte (desde 1949 hasta hoy), India (1949/1995), Indonesia y Timor (1944-45), Tailandia (años 30 y 40). Otras están ligadas a situaciones de guerra, como las de Filipinas (1976-77/1984-85), de Bangladesh (1971-74), de Laos (años 60-72), de Vietnam (años 40 y años 70-80). (CARCEL.V)
Hay que añadir los países del Medio Oriente, como Irak (1915-18) y el Líbano (1975-80), y las inhauditas persecuciones realizadas en el mundo islámico, sobre todo en Arabia Saudí, donde se practica la forma más rígida del Islam: el wanabismo.

4. LAS PERSECUCIONES EN AMÉRICA

La principal causa de las persecuciones en el Nuevo Continente, fueros las revoluciones anticlericales, verdaderos golpes contra la Iglesia: en 1924 en Brasil las mismas provocaron la desaparición de misioneros, especialmente en las selvas del Amazonas, y en México, durante los años 20 y 30, se vivió una persecución que causó un elevado número de mártires.

América Central y del Sur han conocido persecuciones y violencias por motivos religiosos, con frecuencia relacionadas con exigencias de justicia y de paz, en un contexto de guerras civiles y de conflictos sociales:
en Argentina (1976), Bolivia (1980), Brasil (1976-85), Colombia (1991), Cuba (1959-1961), Ecuador (1987-85), El Salvador (años 80), Guatemala (años 80), Guyana (1979), Haití (1971), Honduras (1975), México (hasta los años 40), Panamá (1989), Perú (1987-91), Puerto Rico (1991), Santo Domingo (1965), Venezuela (1946 y 1991). (CARCEL,V)

Beato Pedro, mártir  de Papua
5. LAS PERSECUCIONES EN OCEANÍA

En Oceanía, los hechos más graves acaecieron en Nueva Guinea durante la segunda guerra mundial en los años 1942-43. Cuando los japonese invdieron las islas, en principio eran tolerantes con los cristianos, pero en la medida en que transcurría el tiempo, comenzó la desconfianza hacia ellos, encerraron a todos los misioneros extrangeros en campos de concentración y cerraron todas la obras y misiones católicas. La Iglesia sin detener su mensaje había quedado en manos de los laicos catequistas quienes la dirigían desde la clandestinidad.





BIBLIOGRAFÍA

LLORCA, Bernardino; GARCÍA, Ricardo y LABOA, Juan. Historia de la Iglesia Católica V, Edad Contemporánea, B.A.C. Madrid, 1999.

CARCEL, Vicente, Persecuciones religiosas y mártires del siglo XX, Palabra, Madrid, 2001.