martes, 23 de agosto de 2016

"Confesar a Cristo es salvación eterna...".

Santos Claudio, Asterio, Neón y compañeras mártires. 23 de agosto y 30 de octubre (Iglesias Griegas).

Imperando Diocleciano, había en Cicilia una comunidad cristiana ya formada. Cuando Lisias, procónsul de Cilicia, mando cumplir el edicto imperial de sacrificar a los dioses, cumpliendo la ley, una mala mujer denunció a sus tres hijastros por cristianos. No nos dicen mucho las actas sobre ellos, sino sólo que eran muy jóvenes. A veces le pintan como niños.


Lisias: "¿Cómo te llamas?"
Claudio: "Mi nombre es Claudio".

L: "Escucha, no pierdas tu juventud por tu locura, sino acércate y sacrifica a los dioses, según el mandato de nuestro señor el Augusto. De ese modo escaparás a los tormentos que te esperan".
C: "Mi Dios no tiene necesidad de tales sacrificios. Lo que le agrada es la limosna y la vida santa. Vuestros dioses son demonios inmundos, y por ello se complacen en sacrificios de ese tipo, perdiendo para siempre a las almas que les dan culto; por eso, jamás has de persuadirme a que yo también los honre".

Y Lisias le mandó azotar con varas. Respondió Claudio: "Aunque me apliques los más duros tormentos, en nada me dañas; mientras que a tu alma le estás preparando tormentos eternos".

L: "Nuestros señores los emperadores han mandado que los cristianos sacrifiquéis a los dioses y los que se resistan deben ser castigados de muerte. Pero a los que obedezcan, se les prometen honores y recompensas".

C: "Las recompensas de los emperadores son temporales; pero confesar a Cristo es salvación eterna". 

Entonces Lisias dio orden de que se le suspendiera del potro y se le aplicaran teas encendidas en los pies. Luego le arrancaron trozos de piel y carne de los talones y se los ponían en el rostro. Pero Claudio solo se reafirmaba más: "Los que temen a Dios reciben daño ni del fuego ni de las torturas. Más bien les aprovechará para la vida eterna, pues todo eso lo sufren por Cristo".

Lisias mandó que se le desgarrara con garfios de hierro, mas Claudio no se acobardaba: "Mi intento es demostrarte que lo que tú defiendes son demonios. Con tus castigos ningún daño me haces; pero a tu alma le preparas un fuego que jamás se extingue". Mandó luego Lisias que le raspasen los costados con tejas y luego le aplicasen antorchas a las heridas. Cuando lo habían hecho, Claudio se reafirmó: "Tu fuego y tus tormentos salvarán mi alma, pues cuanto padezco por Dios lo tengo por ganancia, y mi mayor riqueza es la muerte por Cristo". Entonces Lisias, enfurecido, lo mandó bajar del potro y que lo llevaran a la cárcel.

Y llegó el turno de Asterio ante Lisias:

Lisias: "Tú al menos hazme caso y sacrifica a los dioses, pues a la vista tienes los tormentos que están aparejados para los que se resisten".

Asterio: "No existe sino un solo Dios, el sólo que ha de venir, que habita en los cielos y que, en su soberana virtud, no se desdeña de mirar a los humildes. Mis padres me enseñaron a adorar y amar a este Dios; por lo contrario esos que tú adoras y llamas dioses, yo los desconozco. Son la perdición de cuantos te hacen caso en esa mentira".

Lisias, ordenó que se le suspendiera del potro: "Por lo menos ahora, cree y sacrifica a los dioses". Asterio contestó: "Yo soy hermano del que poco antes ha respondido a tus preguntas. Un sólo ánimo tenemos, una sola confesión. Haz lo que está en tu mano; sobre mi cuerpo tienes poder, pero sobre mi alma ninguno".

Mandó Lisias que le ataran y le atormentatan con los garfios de hierro. Le increpó Asterio: "Loco, ¿por qué motivo me atormentas? ¿Por qué no te pones ante los ojos la cuenta que por ellos has de dar al Señor?" Y mandó Lisias que le pusieran de pie sobre carbones encendidos y mientras le azotasen con varas. Así lo hicieron, y cuando pensaron habían vencido al santo mártir, Asterio le dijo: "Estás ciego en todo. Sin embargo, una cosa te pido, y es que no dejes parte de mi cuerpo sin torturar". Y Lisias le envió a la cárcel, mandando que trajeran al tercero:

Lisias: "Hijo, por lo menos tú acércate y sacrifica a los dioses, con lo que escaparás a los tormentos".
Neón: "Si tus dioses tienen algún poder, que se defiendan a sí mismos de quienes los niegan y no requieran tu defensa. Más si tú te haces compañero de su malicia, yo soy mejor que tus dioses y que tú, pues no os obedezco, teniendo por Dios al verdadero Dios que hizo el cielo y la tierra".

L: "No blasfemes contra los dioses".

N: "¿Blasfemo te parezco por decir la verdad?"

Ordenó Lisias que le extendieran sobre carbones y con azotes le desgarraran la espalda. Al terminar, le conminó Lisias a claudicar, pero Neón respondió: "Hago lo que sé es útil para mí y ganancia para mi alma; no puedo mudar mi propósito". Cansado Lisias dictaminó: "Que estos tres hermanos sean crucificados fuera de la ciudad, a fin de que las aves de rapiña despedacen sus cuerpos como merecen". Y así se hizo.

Presentaron a dos mujeres, Domnina y Teonila, ante Lisias.


Lisias: "Ya ves, mujer, que tormentos te esperan, así que si quieres escapar de ellos, acércate y sacrifica".

Domnina: "Para no caer en el fuego eterno y en los tormentos sin fin, yo sólo adoro a Dios y a su Cristo, que hizo el cielo y la tierra y cuanto en ellos hay. Pero vuestros dioses son de piedra y leño, hechos por mano de hombre".

Y mandó Lisias que fuera desnudada y la desgarraran azotándola con las varas. Domnina murió en el martirio y Lisias mandó que lanzaran el cuerpo a lo más profundo del río.

Presentaron a Teonila al juicio. Lisias le dijo:

Lisias: "Ya ves que fuego y que tormentos esperan a los que tuvieren la osadía de resistirme. Por lo tanto, acércate y honra a los dioses para que puedas escapar a tales tormentos".

Teonila: "Sólo temo el fuego eterno, que puede atacar al cuerpo y al alma, y atacará sobre todo a los que abandonaron impíamente a Dios y adoraron los ídolos y demonios".

Decidió Lisias que la abofetearan hasta romperle la cara. Teonila le constestó: "Tú verás si está bien que a una mujer noble y extranjera la atormentes de este modo. Dios ve lo que haces". Pero Lisias mando que fuera de nuevo abofeteada y, además, estando colgada de los pelos. Teonila volvió a encarársele: "¿No te basta haberme dejado desnuda? Te digo que no me has deshonrado sólo a mí, sino a tu madre y a tu mujer en mí, pues todas tenemos la misma naturaleza de mujeres".

Lisias: "¿Tienes marido o eres viuda?"

Teonila: "Hoy hace veintitrés años que enviudé, y por amor a Dios he permanecido en ese estado, entregada al ayuno, a la vigilia y oración desde que me aparté de los ídolos inmundos y conocí a mi Dios".

Y Lisias mandó que la raparan, le ciñeran una corona de espinas y extendida en el ecúleo fuera azotada. Y luego añadió: "Echadle brasas encima del vientre, y que así muera". Apenas lo hicieron, Teonila voló al cielo. Lisias, sabiendo que los cristianos veneraban los cuerpos de sus mártires mandó meter el cuerpo de Teonila en un saco y que lo arrojaran al mar. Sucedió esto el diez de las calendas de septiembre, 23 de agosto, de 285.

Las Actas de los Mártires.

El Liber Pontificalis dice que el papa San Clemente (23 de noviembre) mandó obtener copia de los procesos sumariales a los que los jueces sometían a los cristianos. Contenían los interrogatorios, los castigos y las condenas finales. Esas son las llamadas "Actas de los Mártires". Realmente nos han llegado muy pocas íntegras y sin adiciones. La mayoría corresponden a transcripciones con adiciones, de entre los siglos VI y VIII. Algunas son aún más tardías y completamente falsas. El lenguaje empleado, el número de tormentos y portentos, los largos discursos, etc., son elementos para sospechar de la veracidad. Mientras más sencilla es un Acta, más visos de credibilidad tendrán.

En el siglo XVII, el célebre escritor y hagiógrafo, Fr. Thierry Ruinart, OSB, rescató del olvido viejas Actas de Mártires, conocidos o no, a las que él llamó "Sinceras", y con ese título las publicó: "Sinceras Actas de los Mártires". Aunque él las da por reales, hay que matizar este "sincera", pues aunque algunas son actas tardías, elaboradas y poco fiables, son "sinceramente" los documentos que cimentaron las leyendas, devoción y culto a muchos mártires, al no contarse con los originales. La edición española de 1776 lo confiesa en el prefacio del primer tomo: "De estas Actas nos ha quedado un gran número, que aunque no tengan toda la pureza e integridad de las primeras [originales] y aunque visiblemente se observen muchas faltas (...) no nos parece que se deben enteramente desechar. En el mismo orden es necesario colocar las Actas que, aunque verdaderas en su origen, las han corrompido manos ignorantes o temerarias, añadiendo falsos milagros o diálogos entre los jueces y los mártires. Con las luces de la crítica se separa lo verdadero de lo falso".

Como sea, son obras de interés, que fueron traducidas a varias lenguas y durante el XVIII hasta el XX se consideraban rigurosamente ciertas y de valor científico. Hoy su valor es hagiográfico e histórico, pues aunque las Actas no sean tan "sinceras", aportan datos, fechas, lugares, situaciones precisas, perfectamente contrastables. Además, algunas de estas Actas aportaron luz a cultos de los que poco se sabía, confirmando incluso lo que la devoción popular trasmitía de boca en boca. Y, en todo caso, este no es un blog de ciencia ni historia, sino un espacio para hablar de santos, reales o no.

En el caso de hoy, Ruinart cotejó varias versiones que se hallaban en algunas bibliotecas monásticas. Son Actas que en gran parte se consideran genuinas, aunque los discursos tienen un sabor teológico más avanzado que el siglo III, cuando sucedieron los hechos. Sin embargo, las palabras de la última mujer, apelando a su estatus de noble y de no nacida en tierras del Imperio, dejan ver conocimientos de las antiguase leyes romanas, y aporta credibilidad al relato. Ciertamente, los santos reales son, y aparecen mencionados en el Martirologio Pseudojenonimiano.


Fuentes:
-"Tratado de la Iglesia de Jesucristo, o Historia eclesiástica". Tomo III. D. FELIX AMAT DE PALOU Y FONT. Madrid, 1793.
-"Las Verdaderas actas de los Martires". Tomo I. T. RUINART. OSB. Madrid, 1776.
-"Vidas de los Santos". Tomo IX. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada