lunes, 27 de julio de 2015

De la Córdoba musulmana hasta hoy.

Santos Aurelio y Sabigoto, Félix y Liliosa; esposos, y Jorge, monje; mártires. 27 de julio, 20 de octubre (traslación de Aurelio, Sabigoto y Jorge) y 9 de febrero (traslación de Félix).

La historia de estos 5 mártires de la Córdoba musulmana, siglo IX, son un hermoso testimonio, que ofrece el historiador San Eulogio de Córdoba (11 de marzo), que reseñó los martirios de muchos cristianos en sus obras, “Documentum martíriale”, “Memoriale sanctorum” y especialmente la "Passio sanctorum martyrum Georgii monachi, Aurelii atque Nathaliae".


San Aurelio era de familia bien, y sus padres fueron un moro y una cristiana que murieron cuando el Aurelio era aún un niño. Fue educado por una tía, cristiana fervorosa, que le enseñó en secreto el Evangelio de Cristo, al que aprendió a amar y seguía, aunque públicamente creciera como musulmán, fue educado según las leyes y la religión musulmana. Cuando llegó a la juventud, se casó con Sabigoto, una joven de familia musulmana, cuya madre en segundas nupcias se había casado con un cristiano, convertido y bautizado junto a su hija, aunque en público aparecían como musulmanas aún. Eran parientes suyos Félix, cristiano que había apostatado en su juventud, y su esposa Liliosa, cristiana e hija de cristianos ocultos. 


Ocurrió un día que Aurelio fue testigo de la flagelación de el piadoso Juan el Comerciante, y decidido a vivir su fe cristiana con coherencia, al llegar a casa dijo a su mujer que era llegado el tiempo de entregarse a Cristo verdaderamente, despreciando el mundo y aspirando a la perfección cristiana. Acordaron vivir en castidad, penitencia y oración, implorando a Dios les diese la gracia del martirio, supremo testimonio de fe. Y comenzaron una vida monástica, sin dejar que trasluciera a los demás, para los cuales seguían siendo marido y mujer. Se afanaron en la penitencia, la caridad, las visitas a los cristianos perseguidos. Aurelio llevó a sus hijas pequeñas al monasterio Tabanense, para que fueran educadas en la virtud y se consagrasen a Dios. Vendieron poco a poco, para no llamar la atención, todos sus bienes, a favor de los pobres, reservando para ellos solo lo justo para mantenerse frugalmente. 

Esta vida piadosa obtuvo su primera recompensa: Sabigoto tuvo la revelación de que pronto obtendrían la palma de la victoria por medio del martirio junto a un santo monje que vendría del Oriente. Participaron de esto a Félix y Liliosa que, alentados con su ejemplo, les imitaron en su vida monástica en el matrimonio, con la esperanza de también alcanzar el martirio por Jesucristo. Y sucedió lo avisado por Dios: llegó a Córdoba un diácono monje, profeso del célebre monasterio de San Sabas. Era gran conocedor de las Escrituras, lenguas, y en los Padres de la Iglesia. Había sido enviado por su abad a visitar los monasterios de África, Galia, España, y pedir socorro para sus fieles palestinos. Llegado al monasterio Tabanense, el abad quiso conociera a Aurelio y Sabigoto, cristianos fervorosos. Llegado a la presencia de Sabigoto, esta exclamó: “este es el monje que nos ha de acompañar en nuestro combate”. Y, enterado Jorge de la revelación, avisó a su abad y se preparó para el martirio.

Es curiosa la forma que eligieron para darse a conocer como cristianos: las mujeres irían sin velo y entrarían a una iglesia. Las cosas no han cambiado tanto desde el siglo IX, cuando este hecho llamó la atención de los musulmanes, que las denunciaron ante los jueces encargados de velar por el cumplimiento de las normas islámicas. Llamaron estos a los hombres y les interrogaron acerca de aquella actitud de sus mujeres. Aurelio contestó: “(Ellas) visitan las iglesias y los sepulcros de los mártires, que es costumbre de los cristianos, y nosotros lo somos”. Aún con esta confesión de fe fueron liberados unos días, que Aurelio aprovechó para visitar y despedirse de sus hijas, y de San Eulogio, el cual le besó las manos, venerándolas. 

A los pocos días, enviaron unos soldados adonde Aurelio, para que se entregasen por cristianos. Salieron los cuatro, con Jorge. Este recriminó a los captores: “¿Por qué queréis violentar a los cristianos a que nieguen la verdad de su fe, y admitan la falsedad de vuestra secta?, ¿No os basta ir al infierno con vuestro profeta?”, lo cual, claro está, fue tomado por una gran ofensa, y los mismos soldados sacaron sus espadas y lo hirieron. A lo que el mártir dijo: “Todo aumenta la corona”. Llegados al tribunal, fueron convocados a abandonar la fe cristiana con promesas y amenazas, pero los cinco fueron unánimes en negarse. Los enviaron a la cárcel encadenados, donde estuvieron cinco días en oración, alabando a Dios y cantando salmos. Allí conocieron a las santas Flora y María (23 de noviembre). Al cabo de estos días, de nuevo fueron juzgados y obligados a apostatar, obteniendo la misma respuesta: Un rotundo “no”. Así pues, los jueces condenaron a Aurelio y Sabigoto, Félix y Liliosa a muerte por infieles. Jorge fue liberado por ser extranjero y no constar su pertenencia anterior al Islam. Pero él se negó a ser liberado, y para adquirir la gloria clamó contra  Mahoma, llamándole “satanás y precursor del Anticristo”, por lo que fue degollado con los otros cuatro santos mártires. Era el día sexto de las calendas de agosto de 852, o sea, el 27 de julio, bajo el reinado de Abderramán II. Y cuenta Eulogio que la niña más pequeña de Aurelio y Sabigoto, conociendo el martirio de sus padres le dijo habría de escribir el martirio de sus padres, a lo que respondió el santo preguntándole que como le pagaría ese trabajo. Y la niña, resuelta en sus cinco años, le dijo: “Te alcanzaré del Señor el paraíso”.

Todos los martirologios los incluyen en este día, salvo Usuardo, que erró y los puso a 27 de agosto, creando una confusión seguida por algunos. Las Actas fueron ampliadas, y se les dio los nombres de Felícitas y María a las niñas, y a Sabigoto se le llama Natalia. Este desacuerdo en los nombres lo soluciona Enrique Flórez de Setién, citando que Eulogio escribe: “eamque ex sacramento baptismatis Sabigotho apellans”, por lo cual antes de ser bautizada tendría otro nombre: Natalia, que sería el nombre público por el que todos la conocían, pues su nombre e identidad cristianos permanecieron ocultos hasta el momento del martirio. Otras adiciones dicen que los cuerpos permanecieron abandonados durante tres días, durante los cuales las aves de carroña no solo no los tocaron, sino que no permitieron que otras fieras tampoco lo hicieran. Luego de estos tres días, los cristianos los recogieron y llevaron las reliquias a diversas iglesias de la ciudad. Una confusión hizo que el cuerpo de San Aurelio quedase con la cabeza de Santa Sabigoto, y lo contrario.

En 858 los monjes Usuardo (sí, el famoso Usuardo), y Odilardo, de San Germán de París viajaron a  las reliquias San Vicente Mártir, que se veneraban en Valencia, por miedo a la profanación por parte de los moros. Enterados de que las reliquias de San Vicente estaban a salvo, no quisieron regresar sin reliquias de mártires, por lo que, enterados del testimonio glorioso de los de Córdoba, bajaron hasta esta ciudad, para solicitar algunas reliquias. Luego de pasar algunos azares, los monjes llegaron a Córdoba, veneraron las reliquias de algunos mártires y pidieron las reliquias de  Jorge y Aurelio, que se veneraban en el monasterio Tabanense, para venerarles en su monasterio francés. Las obtuvieron luego de algunas negativas, recelos, hasta que la diplomacia venció y finalmente, el 11 de mayo de 858 partió la comitiva francesa con los cuerpos de Jorge y Aurelio. Las reliquias pasaron por Toledo, Alcalá, Zaragoza, Barcelona, Gerona, Narbona, y en cada sitio recibían veneración pública y su testimonio se extendía. Llegados a París, el 20 de octubre los dos cuerpos y la cabeza de Sabigoto. El cuerpo de San Félix se trasladó al monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes, junto al de San Zoilo (27 de junio) y San Agapio (3 de julio), para luego ser trasladado a Alcalá.



Fuentes:
-“ España Sagrada” Tomo X. P. ENRIQUE FLÓREZ DE SETIÉN, O.S.A. Madrid, 1753.
- “Tratado de la Iglesia de Jesucristo, o Historia eclesiástica”. Tomo IX. D. FELIX AMAT DE PALOU Y FONT. Madrid, 1807.

sábado, 25 de julio de 2015

Cristianos perseguidos. Balance trimestral

Refugiados en Erbil (twitter)
Numerosos cristianos han sufrido la muerte a manos de los islamistas desde abril, otros sufren desplazamiento interno y cuentan solo con apoyo de la Iglesia y algunas ONGs, otros han salido de sus países encontrando incluso la muerte en las aguas del mar Mediterráneo. 

Solo en junio de 2015 llegaron más de 1,6 millones de iraquíes desplazados a Erbil, y los cristianos del barrio Ainkawa, junto al arzobispo Bashar Matti, y Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) hacen lo posible por ayudarles. En Iraq solo permanecen entre 260 y 350 cristianos. 

La indiferencia de los poderosos ante el genocidio cristiano, solo es atenuada por la voz del Papa Francisco que hace incesantes llamados a detener la guerra de Siria, Iraq y demás guerras contra los cristianos. 135.000 cristianos de Iraq fueron desplazados por el Estado Islámico (EI) solo en 2014, muchos huyeron de Qaraqosh a Erbil, otros huyeron a Líbano. 

En Nigeria Boko Haram realiza atentados diarios contra cristianos y musulmanes en el NE del país; un 20% de la zona agrícola de Borno no fue cultivada en 20015 por la violencia islámica, trayendo problemas alimentarios, y ha crecido la desnutrición infantil sobre todo entre desplazados en Maiduguri; unos 100.000 cameruneses han abandonado la frontera con Nigeria. 

En los bombardeos terroristas sobre Alepo (Siria) entre el 10 y el 11 de abril, murieron unos 20 cristianos aparte de numerosos musulmanes, según monseñor George Abou Khazen, vicario apostólico de Alepo para los Latinos, entrevistado por Asianews; entre los muertos se incluyen dos hermanos Salesianos, Anwar Samaan y Misho Samaan, junto a su madre; iglesias y escuelas cristianas han sufrido averías, y los terroristas han atacado con armas más pesadas como misiles. Así mismo en Alepo se hallan secuestrados tres periodistas españoles. 

El arzobispo siro católico Jacques Behnan Hindo, cabeza de la archieparquía de Hassaké-Nisibi, dice que su ciudad está rodeada por yihadistas, Hassakeh permanece en manos del grupo rebelde Ejército Libre de Siria, el Ejército de Protección Kurdo y milicias cristianas de autodefensa; a 60 km de Hassakeh se halla el fortín del EI, al-Shaddadi, donde quizá están los 232 cristianos secuestrados en las villas de Khabour (incluyendo 51 niños y 84 mujeres). 

El EI vende jovencitas cristianas, chiitas y yazidíes en bazares de Dohuk y Mosul, donde son desnudadas y ofrecidas en público según denunció Zainab Bangura, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas. 

El 4 de mayo fue secuestrado por delincuentes comunes el padre Innocent Umor, en la iglesia de Ikanepo, diócesis de Idah (Estado Kogi), en el centro de Nigeria, pero fue liberado al día siguiente tras el diálogo entre los secuestradores y el obispo. El 22 de mayo el padre franciscano Yacob Mourad, Prior del Monasterio de Mar Elian, en Qaryatayn (Siria central), a unos cien kilómetros al suroeste de Palmira, fue secuestrado según el portal Los Amigos de Mar Moussa.
Borno (www.premiumtimesng.com)
 

El 13 de mayo huyeron todos los cristianos protestantes de Amtola, en el distrito de Golpara (Assam, India); un centenar de extremistas hindúes al parecer alentados por sus ancianos, se armaron de espadas, palos y piedras e hirieron a unos 18 fieles, sin importar herir brutalmente hasta una niña de siete años; desde diciembre de 2014 los cristianos de Amtola, en su mayoría de origen tribal, sufrieron cinco episodios de ataques, pero este último fue el más violento y tuvieron que dispersarse, porque además varias casas fueron destruidas. 

En junio de 2015 la casa granja San Juan de Mata de Jartum (Sudán), gestionada por el diácono Kamal y su equipo, fue expropiada por el Estado y destinada a proyectos islámicos; la escuela fue creada en 2007 por los Padres Trinitarios y Padres Mercedarios con el apoyo del obispo de Jartum, y la asociación San Vicente Paul; desde octubre de 2013 el gobierno rechazó la licencia de la escuela y puso trabas a la renovación del visado de religiosos extranjeros. 

El 27 de mayo las milicias kurdas expulsaron a los terroristas del EI de 14 localidades cristianas del río Jabur (Siria), que controlaban desde el 23 de febrero de 2015 y mantienen a 210 asirios como rehenes; las iglesias fueron devastadas y pintadas con frases anticristianas, y las viviendas saqueadas. En mayo de 2015 el líder argelino Salafista Abdel Fattah Zarawi, presidente del Frente Libre Salafista de Argelia, propuso convertir las iglesias argelinas en mezquitas; critica la supuesta islamofobia creciente en Europa, y proponen cerrar Notre Dame d’Afrique (Argel), la basílica de San Agustín (Annaba), etc.

En 2015 el 75% de los atentados en Nigeria son provocados por niños y mujeres. En mayo murieron unos cien cristianos a manos de Boko Haram y pastores Fulani; solo en un atentado en un mercado de Yobe, una explosión mató 30 cristianos según Christian Today; según Morning Stars en el Estado Plateau un ataque de musulmanes Fulani acabó con 27 cristianos en Foron (incluyendo al pastor Luka Gwom de la iglesia Cristo en las Naciones), quemaron la iglesia, y en los siguientes días mataron otros 60 cristianos en ocho caseríos. El 4 de junio de 2015 dos terroristas de Boko Haram mataron 29 personas en el mercado de Yola, e hirieron 38 más; la ciudad duplicó su población con la llegada de unos 300.000 desplazados.
La crueldad del Estado Islámico no
tiene límites (www.eldeber.com.bo)

Entre 2006 y 2014 han muerto unos 400 nigerianos en los enfrentamientos tribales entre pastores musulmanes Fulani y granjeros cristianos del Estado Benue. El 5 de julio una suicida de Boko Haram se auto inmoló en la iglesia pentecostal Redimida de Dios, en el barrio Jijawa de Potiskum (Estado Yobe), provocando la muerte del pastor de las Asambleas de Dios, los dos hijos del pastor y una señora.

El 19 de julio la rama libia del EI anunció el secuestro de tres cristianos en Noufliyah (Sirte), uno de Ghana, otro de Egipto, y otro de Nigeria; en la misma zona donde degollaron 20 coptos egipcios. 

Fuente
AIN. Iraq: ACS dona viveri a 13mila famiglie di rifugiati cristiani. 23 de julio de 2015. En: http://baghdadhope.blogspot.com/ 
Hispanidad, Persecución a los cristianos en India. Un centenar de milicianos hindúes hiere a 18 fieles en un pueblo. 13 de mayo de 2015. 
Mons. Hindo: “Somos una isla rodeada de yihadistas por todos lados”. Aica, 5 May 2015. En: http://aica.org/
Moradi, Arina. Christian Refugees Languish in Camps, looking for Hope. 24 de julio de 2015. En: http://baghdadhope.blogspot.com/
Recrudece el conflicto en Alepo: Más muertos por bombardeos a barrios cristianos. Aica, 14 de abril de 2015. En: http://aica.org/
The Catholic Leader. Fighting Back. 22 de julio de 2015. En: http://baghdadhope.blogspot.com/

Thea, Valentina y Pablo: Todo por Cristo.

Cuando hoy leemos noticias sobre masacres de cientos de cristianos en unos minutos, nos alarmamos, compadecemos y rezamos, como debe ser. Tal vez nos parezca novedad, y sin embargo, las persecuciones contra los cristianos toman el cariz de intento de genocidio, entendido esto como intento de eliminación masiva por razones de religión, como en este caso: 

Santas Valentina y Thea, vírgenes, y Pablo; mártires. 25 de julio.

Nos vamos al año 308. Tiempos complicados en el Imperio Romano, con varios sucesores del emperador Diocleciano. Uno de los más crueles con los cristianos fue Maximiano Galerio, al que seguía el juego su gobernador Firmiliano, el cual para estrenarse había apresado casi 100 cristianos de toda edad y sexo, y arrancándoles el ojo derecho y marcándoles el cachete izquierdo, los envió a unas minas en la Tebaida. No fue menos aplicado en sus métodos en Gaza. El domingo 25 de julio de 308, envió un piquete de soldados a una basílica oculta, donde estaban reunidos los cristianos para leer las Sagradas Escrituras. Entre todos estos cristianos sobresalía una virgen, de nombre Thea, conocida por su caridad y su apostolado entre los cristianos tentados de apostatar. Así mismo destacaría en su martirio.

Llevada ante el gobernador Firmiliano, este le amenazó con llevarla a un lugar de prostitución para corromperla si no renunciaba a la fe cristiana. Pero la respuesta de Thea fue una reprensión a los dioses paganos y su religión. Ante esto, la condenó el gobernador a ser azotada y padecer en el potro, donde le desgarraron los costados con garfios de hierro. Viendo tal espectáculo, se adelantó de entre el gentío otra cristiana prominente, llamada Valentina, que tenía voto de virginidad, que clamó “¿Hasta cuando atormentaréis a mi hermana?”, por lo que fue apresada, y obligada a sacrificar a los dioses, pero ella, antes de tocar con sus manos el incienso de los ídolos, pateó el altar, derribándolo. Por ello fue sumada a Thea en los tormentos. Finalmente, al no lograr reducirlas a renegar de Cristo, las encadenaron y arrojaron vivas al fuego. Uno de los cristianos que allí se hallaba, de nombre Pablo, también confesó a Cristo, fue atormentado y finalmente decapitado. 

Eusebio de Cesarea, que es quien relata esta historia, las llama feas sin más, pues dice eran “más semejantes a varones que a hembras, de aspecto despreciable, pero con firmeza de espíritu superior a la de todos sus compañeros”. 


Fuente:
-"Vidas de los Padres, Mártires y otros principales Santos". Tomo VII. P. JOSÉ ALONSO ORTIZ. Valladolid, 1790.

domingo, 12 de julio de 2015

San Lucio, quesero y mártir.

San Lucio con su atributo
principal: el queso.
San Lucio (o Uguzzo) de Cavargna, pastor y mártir de la caridad. 12 de julio. 

La primera “vita” crítica se escribió en 1861, después de más de cinco siglos de culto. Anteriormente su memoria ya aparece en el "Catalogus sanctorum Italiae", de 1613. Según estas, que recogen las tradiciones anteriores, sus padres eran unos pobres pastores de Val Cavargna, allá entre el siglo XII o XIII. El niño fue llamado “Lucio” por una inspiración divina a sus padres, pues sería “luz” en el mundo. Recibió una sólida educación basada en el Evangelio, y apenas creció lo suficiente, sus padres le encargaron el pastoreo de las ovejas, por lo que pasaba largos tiempos entre las montañas en soledad, lo que aprovechaba para dedicarse a la oración y la contemplación.

En invierno, cuando las ovejas se quedaban en casa, sus padres le colocaron con un fabricante de quesos, para que le ayudase y algún día pudiera dedicarse a ello. La leyenda nos dice que su ardiente caridad le llevó hacer milagros: a partir del suero inservible, desechado por el quesero, fabricaba quesos que daba a los pobres. Su maestro, enterado, pensó que le robaba y le echó. Y Dios entonces le envió un castigo, dice la leyenda, pues sus quesos se pudrieron, las ovejas murieron y sus pastos se secaron. Y sin embargo, a otro quesero que acogió al caritativo niño, le ocurrió que sus ovejas produjeron el doble de leche, los pastos reverdecían incluso en invierno.

Ante esto, el primer quesero fue llenándose de envidia y rencor, dirigiendo su odio hacia el jovencito Lucio. Cada prodigio que oía le llenaba el corazón de más y más odio. Y una noche  en que el joven iba hacia su casa, le salió al encuentro y le mató con el propio cuchillo de Lucio. En el lugar donde fue asesinado, se formó un pequeño lago, convertido en fuente posteriormente, donde los pobres y enfermos hallaban salud, y la leyenda dice que el día de su fiesta estas aguas se volvían rojas.

El terrible asesinato fue visto por todos como un verdadero martirio por la caridad evangélica, más que por la fe. Pronto su tumba se convirtió en meta de peregrinos, en especial de aquellos que buscaban la salud de la vista. Se le invoca como santo abogado de los fabricantes de queso, los pastores, los animales domésticos y los pobres. Es además abogado para obtener buen tiempo y es invocado contra la sequía, las tormentas y el granizo, y estos últimos patronatos se dan por el día de su memoria, en pleno verano.

sábado, 11 de julio de 2015

San Berthevin, muerto por envidia.

Martirio de San Berthevin.
Catedral de Lisieux.
San Berthevin de Sur-Vicoin  (o Lisieux), mártir. 11 de julio (traslación de las reliquias) y 8 de septiembre.

Varias versiones se entremezclan en la vida de este santo. Algunas le hacen presbítero, otras diácono. En general, se nos cuenta que era un sacerdote originario de Lisieux, el cual ante las invasiones normandas en Francia, abandonó el norte, para dirigirse a Landed, Val-Guidon (la actual Laval). Allí vivió primeramente como eremita, hasta que el duque de Laval le contrató para ser preceptor de sus hijos, por sus virtudes y sabiduría, lo que le trajo la envidia de unos parientes que aspiraban al cargo. Otras versiones dicen que los envidiosos fueron los sirvientes del duque, a los que Berthevin dejaba en evidencia con sus modales, piedad y vida rectísima. Como fuese, en lo que coinciden es que fue asesinado, y para esconder el delito, arrojaron el cuerpo a un pozo. Lejos, en Normandía, su madre tuvo una revelación de lo ocurrido a su hijo y salió en búsqueda de sus reliquias. Mientras, unas luces  misteriosas que salían del pozo alertaron a los pobladores, que descubrieron el cuerpo del santo mártir. Esas luces y que las aguas se volvieran curativas dieron impulso al culto a Berthevin, que fue enterrado en la iglesia principal, convirtiendo su sepulcro, y al pozo, en meta de devoción.
Varios sitios se arrogan ser la parroquia natal del santo, especialmente Parigny, donde también hay una fuente milagrosa en la que el santo, que habría sido pastorcillo de niño, abrevaba sus ovejas, y él mismo habría bendecido sus aguas antes de partir. Aquí además, le añaden a la leyenda, historias típicas de santos pastores, como la de trazar un círculo en torno al ganado para protegerlo, que no salía del "cerco", ni entraban los lobos a este. Así podía dedicarse tranquilamente a sus devociones.


En el siglo XIII su nombre fue inscrito en el Breviario de Bayeux. Las reliquias fueron llevadas a la catedral de Lisieux, junto a las de San Ursino de Bourges (8 de noviembre), aunque en la catedral de Avranches igualmente había un relicario del que se decía poseer las reliquias de ambos santos mártires. ambas reliquias fueron profanadas y desaparecieron en la Revolución Francesa. 

Fuente:
-"Les saints lexoviens". PATRICE LAJOYE. French National Centre for Scientific Research. Paris, 2000. 

domingo, 5 de julio de 2015

Santa Trófima de Minori

Santa Trófima de Minori, virgen y mártir. 5 de julio, 5 noviembre (invención de las reliquias), 27 de noviembre (re-invención de las reliquias) y 13 de julio (traslación de las reliquias y defensión de la ciudad de Minori).

De esta mártir venerada en algunos sitios italianos, y en Nueva York, por la emigración italiana, todo lo que se conoce está envuelto en la bruma de la leyenda. Según esta, en el año 700, una mujer que lavaba la ropa en la desembocadura de la bahía de Salerno, vio llegar hasta ella un sarcófago de mármol flotando (!) sobre las aguas. Intentó sujetarlo, pero su brazo quedó dormido, hasta que se arrepintió de haberlo tocado. Corrió a la ciudad de Amalfi a avisar al clero, el cual, con el obispo a la cabeza, y seguido del pueblo, bajó al río en procesión a contemplar el prodigio. Convencidos de que portaría reliquias sagradas, intentaron sacar la pieza del agua, pero fue imposible. No había fuerza humana que pudiera hacerlo. Así que trajeron dos novillas blancas, que nunca habían sido uncidas, le ataron el sepulcro a un arnés y los animales tiraron, logrando sacarlo del agua sin esfuerzo alguno hasta detenerse en un punto sin querer avanzar más. Examinado el ataúd, vieron una inscripción en la tapa, que decía que dentro estaba el cuerpo de una virgen mártir llamada Trófima, la cual luego de huir de sus padres desde Sicilia, “había entregado su cuerpo a Minori y su alma al Salvador”. En el sitio donde las novillas se detuvieron se construyó una basílica en honor de la santa mártir. Tradiciones locales posteriores añadieron detalles, como que fue su propio padre quien la mató por bautizarse, que tenía 12 años, que fue un ángel quien le inspiró consagrarse a Cristo y le anunció que por ello sería martirizada.

La primera relación de la invención de las reliquias, que no se conserva, es contemporánea del hecho, y además narra hechos históricos: Poco durarían allí las reliquias, pues sabiendo los habitantes de Minori el afán del rey Sicard de los longobardos, por las reliquias (no dudó en robarles el supuesto cuerpo de San Bartolomé a Lipari), llevaron el sarcófago de Trofimena a la catedral de Amalfi, donde era más difícil un expolio. Pero no quería eso la santa, por lo cual, se le apareció al obispo Pedro, advirtiéndole que moriría en breve y su cuerpo sería devorado por los perros. Y efectivamente, el rey Sicard no le importó invadir la ciudad, violentar la catedral y llevarse las reliquias de Trófima a Benevento, no sin antes en venganza por intentar escondérselas, profanó la tumba del obispo y echó su cadáver a los perros callejeros. Pero al año siguiente, Sicard fue asesinado, y el clero de Amalfi exigió a la princesa Radelchis y al obispo de Benevento, la devolución de las sagradas reliquias. Finalmente, el 13 de julio de 840, las reliquias volvieron a Minori (salvo un pedazo de cráneo, que pasó a Salerno), y fueron ocultadas en la basílica, por miedo a un nuevo robo. Y tan ocultas, que se perdió su rastro y aunque la memoria litúrgica se mantuvo (en el siglo XVII se introdujo su nombre en el propio de varias diócesis) la veneración de las reliquias se interrumpió hasta el siglo XVIII, cuando en unas obras de restauración de la basílica de la santa, aparecieron metidas entre dos paredes, el 27 de noviembre de 1793. El hecho fue anunciado a voleo de campanas, celebrado con una fastuosa novena, predicaciones y una hermosa procesión. Se depositaron en un relicario de alabastro y se depositaron en la cripta de la basílica.


La semejanza de nombres ha hecho que se la identifique con Santa Febronia de Nísibe (25 de junio), y que también se venera en Patti y Menori. No faltan quienes digan que las reliquias en realidad en origen hayan sido identificadas como las de la Febronia nisibita, y que con el tiempo hayan sido identificadas como una santa distinta. La más antigua redacción que se conserva, y recoge la leyenda y la historia de los robos y traslaciones es de 1601.


Fuentes:
-“Italia Sacra” Tomo VI. FERDINANDO UGHELLI. Venecia, 1721.
-"Vidas de los Santos". Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.

-http://preguntasantoral.blogspot.com.es/